martes, 4 de abril de 2017

Reseña: Todavía no me he ido de Ismael Lozano Latorre



INFORMACIÓN
Todavía no me he ido ♥ Ismael Lozano Latorre ♥ Nº de Páginas: 252 ♥ Editorial Siete Islas ♥ Romance ♥ LGTB

SINOPSIS
El amor aparece cuando menos te lo esperas, te aborda de improviso y esa persona que no conocías se vuelve imprescindible para ti. Dejas de ser autosuficiente, tu felicidad está condicionada a su risa, a su mirada, a su forma de caminar.

La primera vez que lo vio Joel estaba envuelto en su capa negra en mitad de un escenario, el pulso se le aceleró y Aday supo que aquellas manos alguna vez acariciarían su cuerpo.

¿Amar o ser amado? ¿Conquistar o ser conquistado?

Magia, misterio y pasión se mezclan en esta historia donde nada es lo que parece.

¿Comenzarías un romance condenado al fracaso?

Atrévete a descubrir la diferencia entre amor e ilusionismo, sumérgete en las aguas de Fuerteventura y encuentra el corazón de Joel.

OPINIÓN
No se ni que decir de este libro. Me veo en la misma situación que se repite con cada libro de este autor. No se si odiarlo o amarlo. Todavía no me he ido es una historia con un gran mensaje detrás, aprovechar el tiempo, hacer lo que queremos con nuestras vidas, disfrutarlas, y amar todo lo que seamos capaces de amar hasta el último momento. Tengo un maremoto de pensamientos y emociones en mi cabeza y no se si quiera por donde empezar a hablar. Pero tampoco quiero hablar mucho porque me queman en la lengua los spoilers. 

Conoceremos a nuestros dos protagonistas. Aday, un chico nervioso, indeciso y muy dulce, que comienza su primer día como camarero en una isla compeltamente nueva para él. Un chico que desde que aparece en las primeras páginas ya sientes la necesidad de abrazarlo y protegerlo para que nada malo le pase. Y el mago, quien se lleva casi toda la atención en este libro, Joel. Un hombre seguro de sí mismo pero muy cabezota. Quien compartirá nuestro sentimiento de protección hacia Aday. Ambos personajes se conoceran gracias a la magia, Aday, un gran aficionado, y Joel, todo un profesional. La química entre los personajes será evidente una vez se junten.

Destacamos a Amaranta como personaje secundario, una chica que odiaba al principio del libro por prepotente pero que, como las capas de la cebolla en shrek, iremos viendo mucho más alla de su orgullosa personalidad. Terminado el libro puedo decir que es mi personaje favorito. 

Esta historia es mucho más sencilla a lo que acostumbra a traer Ismael Lozano, no hay tantos enredos extraños entre personajes, un poco de esperar teniendo en cuenta lo cortito que es el libro, aunque por esa parte me ha decepcionado un poco, en el sentido de que quería más sustancia entre personajes, más líos, y más todo. Fuera de este detalle, es una historia sencilla, pero que llega directa al corazón. Así que para los más sensibles, preparen pañuelos. 

Ismael Lozano nos va dejando un camino de migas de pan para nosotros a lo largo de la lectura imaginar por donde nos va a salir. Sobra decir que yo, como de costumbre, ni cuenta me di hasta el giro argumental, donde todo lo anterior leído en mi cabeza hizo click.

No se si decir que es un punto malo, porque aporta realismo a la historia, pero es algo que realmente a mi me ha molestado. Y es la deshonestidad de uno de los personajes en la relación de pareja. De no ser capaz de hablar claramente con su pareja para encontrar una solución juntos. Se repitió en varios momentos a lo largo de la novela, y me sacó bastante de quicio. En algunos momentos me daban ganas de entrar en el libro, pegarle una colleja y empujarlo hacia delante.

VALORACIÓN